¿Cómo alquilar de forma rápida y segura?


14 Marzo, 2016 Facebook Twitter LinkedIn Google+ alquiler


En España se tarda una media de seis meses en alquilar un inmueble. Sin embargo, este tiempo puede verse reducido de manera considerable si la gestión se realiza siguiendo los criterios que te mostramos a continuación.

Lo primero que hay que tener en cuenta es que hay que evitar precipitarse con el objetivo de evitar problemas en un futuro (sobretodo de tipo económico). Partiendo de esa base, los inquilinos normalmente seleccionan varias viviendas antes de decidir cual es la que finalmente van a alquilar de manera que el propietario que es más rápido en dar una respuesta y facilidades es el que normalmente lo alquila antes.

Aquí te dejamos los consejos para que alquiles de una forma rápida y segura:

1. No te fíes de las apariencias ni te dejes engañar por los futuros inquilinos. Es básico analizar el perfil personal y económico de las personas que van a vivir en nuestro inmueble mediante, por ejemplo, la copia de sus dos o tres últimas nóminas.

2. No te precipites ya que las prisas nunca han sido buenas.

3. En el caso de trabajar con una inmobiliaria debes investigar cual es la reputación de la misma. Debes dejar claro lo que necesitas, dejarte asesorar pero nunca dar exclusividad. Es altamente recomendable elegir distintas agencias inmobiliarias en diferentes zonas de actuación para aligerar la búsqueda de posibles arrendatarios. Resulta básico saber bien de antemano (y dejar claros) los honorarios (no fijados por ley) que cobra la agencia por la gestión de un alquiler (normalmente será el coste de una o dos mensualidades). Es habitual que algunas inmobiliarias cobren solamente al propietario, al inquilino o a ambos. A priori se puede pensar que es un gasto alto, pero si el inquilino permanece largo tiempo, el coste se va diluyendo.

4. Considera dar una copia de llaves del inmueble a la agencia para que los inquilinos puedan visitarlo o tener tu mismo un horario flexible y amplio para poder enseñarlo.

5. Debes tener la vivienda a alquilar en las mejores condiciones que puedas: pulcra, sin malos olores y ordenada. Si la casa tiene algún desperfecto en la parte visible es recomendable repararlo, así como darle una capa de pintura. Las zonas ajardinadas, terrazas o balcones deben estar igualmente cuidados.

Las fotografías que hagas son otro punto clave para que el inquilino se fije en la casa, así que debes realizar buenas fotos o incluso puedes contratar a un profesional para que las haga por ti. Aquí te dejamos un vídeo que te puede ayudar con las fotos:

Adjuntar al contrato un inventario que describa todos los objetos existentes en el piso (con fotografías que lo prueben) demostrará si ha habido algún desperfecto o falta algún objeto. En caso afirmativo el dueño de la casa se quedara con parte o con la totalidad de la fianza.

6. En el caso de que decidas alquilar sin los servicios de ninguna agencia inmobiliaria, puedes acudir a los servicios que algunas administraciones públicas ponen a disposición de los ciudadanos para ofrecer garantías (tanto al arrendador como al arrendatario) así como para mediar en el alquiler del piso.

De la misma forma puedes hacer uso de las principales páginas web de alquiler que se ofrecen en internet. Por descontado, debes poner carteles en los sitios más visibles de tu casa, como puedan ser los ventanales, terrazas o balcones así como en la periferia del inmueble a alquilar.

7. Es necesario que especifiques en tu anuncio los rasgos distintivos tanto del inmueble como de la zona en la que éste se encuentra así como los servicios públicos que en las cercanías se ofrecen: estación de tren/bus/tram, paradas de bus, servicios de salud pública (hospitales y ambulatorios), colegios, instalaciones deportivas,…

8. La flexibilidad debería ser tu máxima, aunque siempre sin perder la seguridad. Los seguros de impago representan la mejor arma para que alquiles tus inmuebles sin ningún tipo de riesgo. Tienen un coste fácilmente asumible y además de asesorarte jurídicamente, analizan al inquilino económicamente, te cubren las rentas no pagadas o los actos vandálicos que el arrendatario pueda ocasionar.

9. El precio de la mensualidad no tiene que estar por encima del merado. Debes llevar a cabo una investigación previa en las proximidades del piso a arrendar debido a que la cantidad de dinero que pidas va a depender de la localización y de la oferta de pisos en alquiler en la zona.

Comentarios